blog

El Camino en España

Existen tantos caminos como caminantes. En realidad, fueron varias las vías utilizadas por los antiguos peregrinos para alcanzar Santiago, Se hollaron todas las Calzadas de la península. Pero una destacó por su importancia histórica y estratégica.

Es el llamado Camino Francés, con sus dos ramales de entrada, Roncesvalles en (Navarra) y Somport en (Huesca).

Ambos pasan a ser uno, en Puente la Reina (Navarra). La primera decisión por tanto es cuál elegir. La ruta Navarra es más bella y frecuentada; la aragonesa, por la soledad de sus parajes, reproduce para muchos el verdadero camino medieval.

Para los que optan por el ramal navarro, también hay otras dos opciones: iniciar la marcha, como la mayoría de peregrinos, en Roncesvalles, o añadir un día más al viaje para comenzar en San Jean Pied de Port, en Francia, y añadir al zurrón la maravillosa experiencia de cruzar los Pirineos.

Pero este sendero jacobeo no ha sido el único Camino de Santiago y probablemente tampoco fue el primero conocido. Los peregrinos utilizaron diferentes itinerarios para alcanzar la meta compostelana.

Uno de ellos fue el llamado el Camino del Norte, que enlazaba Irún y Burgos por Álava y Pancorbo y continuaba después por la ruta francesa. Por otra parte los peregrinos del sur utilizaron durante un tiempo la Vía de la Plata, calzada romana que unía las ciudades de Mérida y Astorga por las provincias de Badajoz, Cáceres, Salamanca, Zamora y León; además en Portugal existían dos vías jacobeas que entraban en Galicia por Verín y Ourense.

El Camino de Santiago no ha sido siempre una ruta terrestre, muchos peregrinos lo hicieron en barco. Ingleses, irlandeses, flamencos, bretones, normandos y escandinavos fueron los más aficionados a utilizar este sistema de transporte, condicionados en parte por la naturaleza de sus países. Gran número de ellos desembarcaban en la localidad vizcaína de Bermeo, pero la mayoría optó por alcanzar las costas gallegas Utilizando viejas rutas marítimas comerciales que en su día fueron testigos de las incursiones vikingas.

Los principales puertos de desembarco fueron los de Noia, Muros, Padrón, (Iria Flavia), Baiona, Neda y A Coruña. Un documento del siglo XV destaca la importancia que tuvo este último puerto y recuerda que durante el Año Santo de 1434 llegaron a él 3.000 peregrinos ingleses.