Canal Turismo Televisión

Cómo se viven los carnavales tradicionales en la Ribera del Órbigo

Guirrios y Madamas de Llamas de la Ribera, la esencia del Antruejo tradicional

El ritual

El Antruejo es como se conoce en estos pueblos al carnaval. Englobadas en las fiestas de invierno, estas Mascaradas son muy comunes en toda la geografía europea, conservándose destacados ejemplos en la Península Ibérica, y manteniendo un origen común en ritos de fertilidad tal y como han destacado importantes antropólogos como D. Julio Caro Baroja. Llamas de la Ribera es un buen ejemplo de este tipo de celebraciones, muy comunes dentro de la provincia de León, existiendo distintas variantes. El Antruejo era común en pueblos limítrofes, pero en Llamas de la Ribera destacó especialmente por su relevancia y repercusión.

El nacimiento del Antruejo como simbología ancestral del carnaval en la provincia de León no se sabe con certeza, remontándose a épocas ancestrales, incluso pre-románicas. Poco hay escrito que acredite el origen del Antruejo, más que versos, canciones y arraigo popular sacado de investigadores, que demuestra la existencia ancestral de este ritual representado por nuestros antepasados en la provincia.

La investigación sobre las representaciones y manifestaciones más ancestrales del carnaval en la provincia de León se remontan a ritos Celtas de fiestas Saturnales, datadas del siglo V, época de la edad media, donde los asentamientos pre-románicos. Nos conduce a situar el Antruejo en el norte de la península, y más concretamente en la comarca del Órbigo, donde en Llamas de la Ribera y alrededores, fueron de las primeras poblaciones leonesas en celebrar estos ritos paganos. Sobre estas celebraciones ya trató en su libro “El Carnaval” el célebre investigador D. Julio Caro Baroja. Este tipo de antruejos se han seguido celebrando sin interrupción en la comarca del Órbigo Alto. Ni siquiera la Guerra Civil le hizo mella, festejándose incluso durante la Posguerra. Pero en los años 70 se produjo un declive (que no desaparición) de esta celebración, reavivada en la década de los 80 por el entusiasmo y buen hacer de un grupo de jóvenes apasionados de las tradiciones de este lugar, siendo los fundadores de la Asociación Cultural Guirrios y Madamas. Gracias a ellos, el Antruejo ha perdurado en el tiempo junto con otras tradiciones de la comarca, respetando siempre su forma más pura y original.

El ritual

La celebración del Antruejo empieza en el domingo Payeiro, lo sigue el siguiente domingo Largueiro, luego el domingo Gordo y después el domingo de Antruejo, previo al martes de Carnaval, que antecede al Miércoles de Ceniza en que se inicia la Cuaresma. El carnaval se corría todos los días, no se ceñía a uno o dos días como actualmente, se iban contando los domingos que iban faltando para llegar al día grande de este ciclo festivo.

Según cuentan nuestros antepasados del pueblo, el rito del Antruejo abarcaba desde San Antón hasta miércoles de ceniza, siempre representado por los mozos y mozas del pueblo de Llamas de la Ribera. Eran Carnavales, donde todo era un poco más permisible, fiestas, jolgorio, bromas, sustos y un largo etcétera.La misión de los personajes del Antruejo consistía en salir a la calle, recorriendo a su vez casas, hilanderos y pueblos limítrofes, divertirse y asustar al gentío siempre que nunca fueran reconocidos por las personas del lugar. El día de San Antón y después de asistir a misa en una ermita, la cual hoy ya no existe, los mozos salían a pedir elementos de la matanza tales como chorizos, tocinos, orejas, etc. pinchándolos en unas largas forcas. Sin duda era parte de un gran festín, en el que los mozos programaban las salidas y visitas a hilorios o filanderos. Los personajes del Antruejo, principalmente los Guirrios, corrían detrás de la gente, introduciéndose en las cocinas e hilorios, atizaban a la gente, bailaban con las mozas, y asustaban a los más pequeños. Daban multitud de saltos gritando: Hiujus y Hojojos que pudieran ser una remota costumbre o rito hacia el nacimiento de la naturaleza hacia el sol. Éstos, cruzaban incluso el río Órbigo, limítrofe de Llamas, en grandes zancos para recorrer los pueblos de alrededor como Azadón y Secarejo. El mayor de los éxitos y divertimentos de los antruejos era asustar, no ser reconocidos, y meterse con las mozas de manera insistente. Entrar en las cocinas e hilorios con gran destreza por parte de los Guirrios para en el mejor de los casos, se les convidaban a unos dulces típicos o un vaso de vino.

La celebración en la actualidad

El ritual del Antruejo de Llamas de la Ribera ha seguido siempre fiel a los ritos y costumbres que celebraban antiguamente nuestros ancestros, por eso se hace un mayor hincapié en la autenticidad de esta representación más arcaica de nuestra provincia.En Llamas de la Ribera no hay desfile de máscaras. No hay esa organización que es contraria al espíritu auténtico del Carnaval. La celebración del Antruejo tiene lugar cada domingo previo al martes de Carnaval, fecha que es determinada formalmente, según el calendario de celebraciones de la Cuaresma, establecido para todo el Territorio Nacional Español.

Las celebraciones previas al Domingo de Antruejo son las siguientes:

  • La Cigüeña: día de San Blas, 3 de febrero.
  • El Filandero: sábado previo al domingo de Antruejo.

Llega el domingo de Antruejo y con él, todo el colorido y esplendor del festejo del carnaval más tradicional de la provincia. Bien de mañana comienza la frenética actividad en las casas, empiezan a llegar los primeros familiares, amigos y turistas. a las cuatro y media de la tarde, donde todos los personajes que forman este ancestral carnaval recorren las calles del pueblo, entre bromas, vejigazos y sustos a todos los asistentes. Alrededor de las cinco de la tarde, se reúnen todos en la plaza de Llamas de la Ribera, donde tiene lugar la auténtica celebración del Antruejo. Durante el transcurso de la misma, no faltan vejigazos de los Guirrios que aporrean sobre todo a los vecinos del pueblo, así como el resto de personajes que forman el Antruejo, los cuales entre sustos, bromas, y chistes, alegran a todo el que allí se congregue. Entre tanto, las Madamas y Madamos bailan los bailes típicos del Alto Órbigo: Titos, Jotas, Baile Montañés, Juliana, Agarraos, etc. Todo ello al son de panderetas, dulzainas y tamboril que hacen que todos los asistentes bailen y se diviertan.

No falta la representación de la arada y la siembra de la plaza, así como una bonita costumbre que ha perdurado en el tiempo, como es el cantar de las Carnestolendas. Este jocoso cantar es interpretado en forma de rimas alegóricas por los mozos del Antruejo, y recrea las peculiaridades que han sucedido en el pueblo durante el año, de una forma divertida y sin ánimo de ofender.Además desde el año 2006, se ha creado la figura de “Guirrio Honorífico”, para galardonar con esta mención especial, a todo aquel que ha contribuido de manera destacada con la Etnografía y el Patrimonio Cultural, y siendo conocedor del Antruejo de Llamas de la Ribera.

 

Fuente Musimag RR